cw-art-handkid.gif

Los deberes hay que hacerlos todos los días. Te ayuda a ir asimilando lo que se va explicando en clase y a llevar la asignatura al día.
En clase es muy importante corregir los deberes. Si no los haces, no los puedes corregir y no sabrás si realmente sabías hacer esas tareas o no.
Lo ideal es hacer los deberes el mismo día en que se ha visto la lección, cuando aún está "fresca" la explicación. No hay que esperar al último día para hacerlos. Si hoy lunes nos envían deberes para el jueves, deberíamos tratar de hacerlos hoy mismo por la tarde y no esperar al miércoles ya que entonces probablemente haya olvidado parte de la explicación. Además, es preferible evitar agobios de última hora.
"No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy"
Si se hacen los deberes en casa es bueno que quede constancia de ello; así, si el profesor pide voluntarios uno debe presentarse. Contará positivamente en tu evaluación. Además es una oportunidad de participar delante de tus compañeros, de perderle el miedo a actuar delante de gente, lo que resultará muy útil el día de mañana en la vida profesional.
Cuando en clase se corrigen los deberes hay que estar muy atentos y comprobar si uno los ha hecho correctamente o se ha equivocado en algo. El estudiante que no hace los deberes el día de las correcciones no lo aprovechará.
Si en las correcciones surgen dudas es el momento de preguntarle al profesor.

Aunque no has de olvidar que:
JUGAR ES IGUAL DE IMPORTANTE, PERO NO LO ÚNICO QUE DEBES HACER.


Kites460.jpg